EsEn

MÉXICO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

18 Diciembre 2017

México es un gran socio en la lucha contra el cambio climático, aseveró el embajador de Finlandia, Roy Ericsson, quien aseguró que nuestro país se ubica al frente de las naciones que promueven acciones ambientales en los niveles multinacionales, por lo que "somos socios muy cercanos".

"México ha tomado también los primeros pasos para mejorar la situación que existe aquí y, por ejemplo, la reforma energética para aumentar el porcentaje de uso de energía renovable, es algo que es muy importante", expresó.

En entrevista para Notimex, el representante diplomático reconoció que los retos que se ha planteado el gobierno mexicano en materia ambiental, como reducir el 25% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, "son muy ambiciosos", pero "ojalá que todo vaya bien y mejore la parte de energía que se produce por fuentes renovables".

Con la experiencia que le da pertenecer a un país que se ubica entre los principales líderes mundiales en la preservación del medio ambiente, Roy Eriksson reconoció que México se ubica "en la dirección correcta" en ese tema, a pesar de ser una nación más grande que la suya.

Situado en el noreste de Europa, Finlandia es un país rodeado por el mar Báltico, que el 75% de su territorio está compuesto por bosques, cuenta con una población de 5.4 millones de habitantes y tiene, de acuerdo con el embajador, 202,000 lagos.

Recordó que en su decisión de evitar daños al medio ambiente, Finlandia ha tomado entre 50 y 60 años para su industrialización, sin dejar de tener conexión con la naturaleza, para lo cual tiene leyes ambientales "muy fuertes" desde la década de los 60.

"El avance de nuestra industria estuvo basado en nuestra única riqueza que tenemos, es decir los bosques", señaló, al recordar que el sector de producción de papel y celulosa fue el primero en desarrollarse "y para evitar daños en el ambiente, las leyes son muy estrictas", además de que "la gente entiende que es muy importante guardar lo que tenemos en el bosque".

Informó que en esa tesitura, invirtieron en una planta de papel en Uruguay, la cual toma agua de un río para su producción y después de que la han utilizado en su proceso, la devuelve a su cauce "más pura".